Grúas. Premios. Nervios de estreno. Bocatas a la puerta. Camerinos imposibles. Y globos. Todo esto también hace de este oficio, el oficio más bello.

 
 

Fotografía: Felipe Piñuela